EDICTO SUPREMO DE SOBERANÍA UNIVERSAL

SUPRESIÓN INMEDIATA DE CUALQUIER AUTORIDAD SOBRE EL SER

 

Yo Enrique Flames de Tienda, hijo de Enrique Flames y Maria del Carmen Tienda, por la presente, comunico al mundo entero, y a la existencia entera, más allá de los confines del espacio y el tiempo, que he comprendido la naturaleza de la existencia y sus principios fundamentales y naturales, siendo uno de estos EL ACUERDO.

Comencé a existir tomando decisiones sobre mi vida, en dependencia de acuerdos propios, tal vez, el acuerdo de entrar en el ovulo materno basado en una voluntad. EL ACUERDO, es por tanto, naturaleza fundamental en cualquier ser, POR EJEMPLO cada minuto de mi tiempo en la vida, estoy de acuerdo con la existencia o en desacuerdo con ella, como lo son aquellos que cometen suicidio, después del acuerdo consigo mismos, a «no existir».

Es por tanto, EL ACUERDO un principio fundamental de cualquier existencia, y, el vulnerar la voluntad de un acuerdo, sería como pretender estar por encima de los principios fundamentales del ser y de la existencia en sí.

Por tanto, no existe autoridad, que pueda vulnerar la voluntad de acuerdo del ser en su soberanía en decidir, violación que ha sido producida una y otra vez, por las llamadas autoridades, quienes se atribuyen que el dictado de leyes y acuerdos, que resultan en ser obligaciones no aceptadas por el ser y así consideran que «el no contestar a una autoridad», significa que el ser está en acuerdo tácito con ella, por lo cual, utilizan sus leyes para la manipulación de la verdad y para vulnerar el derecho fundamental de aceptación. Nadie ha decidido ser español o americano, sino que nace obligado a serlo, y esto es por tanto una violación del derecho fundamental a elegir.

Vine a la existencia, con leyes que ya existían y programado para seguirlas como si fueran mi autoridad. Fui educado para entender que estaba en un sistema democrático libre, siempre que no se me ocurriera cuestionarlo y que estuviera en aceptación tácita con dicho sistema.

Solamente el origen es la ley; la causa, el acuerdo y la voluntad de existir de mi ser «son el origen perse», y por tanto, causa de esta existencia, así que, nadie puede ir más allá de mi derecho a elegir y decidir por mí, lo que soy y con lo que estoy de acuerdo.

Me he visto privado de la sabiduría que me permite entender que EL ACUERDO es el origen, y como tal, es al acuerdo al que hay que respetar. Me han enseñado que el acuerdo tenía límites, tales como ser español, tener que seguir unas leyes que jamás he aceptado conscientemente, y hay algunos servidores de la ley, que han violado con multas mi voluntad de acuerdo, comunicándome que: «el desconocimiento de la ley no implica su deber de cumplimiento»,

Así pues, que no existe prueba y evidencia, de peor violación de la libertad y los derechos fundamentales, que esa frase. Esas son las leyes que nos regulan, miles de ellas que no conocemos, y tal vez millones que, no solo no conocemos, sino que además permanecen ocultas, con fines e intereses privados de los especuladores y aventajados.

Creo que pueden haber muchas definiciones sobre los derechos fundamentales de la existencia, pero he buscado el denominador común para tratar el tema desde mi punto de vista así que lo voy a dividir en varias partes para su entendimiento:

Consciencia o auto-consciencia: conocimiento de que pienso luego existo, llegar al acuerdo de que se existe.
Voluntad: surge de la intención de la consciencia a experimentar o no experimentar algo en concreto.
Reconocimiento: Surge cuando la consciencia antes de entrar en un acuerdo de experimentación de algo, no solamente conoce algo, sino que lo re-conoce para aceptarlo, en virtud de cual, cualquier objeto de acuerdo debería ser conocido o reconocido tal cual es.
Acuerdo: surge cuando existe la voluntad y el reconocimiento de algo que se quiere experimentar o no experimentar, por lo tanto cualquier acuerdo debería estar formulado en base al reconocimiento de una verdad y nunca de una falacia o una mentira.

Compromiso y/o contrato: La consciencia decide después de acordar algo, establecer un compromiso a través del cual existe un intercambio de fenómenos (experiencias) en unas condiciones estipuladas por las partes del contrato, estableciéndose así compromisos y sus condiciones.

Así púes, como se mostró en la película Matrix, nacemos en un mundo de condiciones, que ya están pactadas para mí y para ser aceptadas por mi percepción, sustituyendo el reconocimiento de la verdad, por el programa hipnótico a la creencia.

Mientras pensamos que las condiciones son lo natural, entonces el condicionamiento es también lo natural, aunque en realidad no lo es, ni lo fue nunca. La libertad es lo natural, y en el futuro de los hombres, vendrán tiempos donde el hombre conocerá todas las cosas y acordará en cada eventualidad su voluntad de participar en acuerdo, o no.

En los colegios lo primero que nos enseñaran no será a obedecer sino a reconocer la verdad (conocer x2), reconocer la verdad lo mejor posible siempre antes de llegar a cualquier acuerdo o contrato.

La solución sería mientras tanto, antes de que podamos hacer un buen reconocimiento de la verdad para tomar decisión,  establecer acuerdos solo de carácter temporal que nos permitan vivir la existencia sin ser esclavos de los pensamientos y autoridades de otros, repito, acuerdos temporales, hasta que podamos compremeternos en contratos, donde podamos evidenciar que se basan en verdades y no en falacias, por ejemplo, que los bancos alguna vez nos prestaron dinero, cosa que esto, nunca ha sucedido, ya que el dinero no era suyo sino de todos los que servimos de garantía para que el dinero se produzca, sino el dinero actual de los bancos centrales, sin todos nosotros con nuestra garantía, no se podría producir. Si nosotros somos la garantía, como puede decir alguien que es suyo y cobrarlo dejando familias en la calle como si el dinero fuera de su propiedad. Eso es fraude y todos los contratos que nos llevan a pensar que a nosotros se nos PRESTA dinero, en lugar que a nosotros se nos FACILITA (palabra adecuada) dinero. Es por tanto, que todo el sistema está basado en unas leyes que protegen el fraude y la desigualdad, sin ademas contratos claros en su exposición de haberes de intercambio.
El sistema no funciona porque no ha habido un reconocimiento verdadero de la realidad. Esta basado en la falacia, el arte de hacer ver que una mentira es una verdad a través de parecer verdad, bombardeando la falacias a través de la violencia imperativa, o usando los medios de difusión, que convierten una mentira en verdad a través de la familiarización basada en la repetición de imágenes y decretos.

Así, que si existe alguien que pueda rebatir lo que aquí se expone, que venga y me lo rebata, y entonces y solo entonces, y bajo un extremo reconocimiento de su refutación y solo bajo mi acuerdo, reconoceré su autoridad. Mientras tanto, no hay nadie que pueda establecer ninguna ley que esté por encima de mi aceptación expresa. Cualquier aceptación tácita de cualquier acuerdo que mi ser haya permitido hasta la fecha, está basada en la falta de reconocimiento y voluntad, y por lo tanto es solo de carácter temporal, regulando los momentos de inconsciencia de un ser, basados en programas de educación que solo han servido para interpretar la libertad dentro de unos limites severos, donde tu aceptación solo es posible dentro del límite, y nunca dentro de la verdad.

De nuevo reitero, no estoy bajo ninguna ley que yo no haya acordado previamente y con plena consciencia, intención y voluntad, y por lo tanto, de aquí y en adelante, de forma libre e infinita se establece mi soberanía inviolable, mi capacidad consciente de acordar y establecer contratos por y para el presente y el futuro. Cualquier acuerdo que se presente ante mi basado en falacias, nunca será objeto de aceptación y por lo tanto siempre revocable.

Aquí hago un llamado a todos los seres del universo, a proclamar su soberanía, y a defender la soberanía de todos aquellos que hemos llegado al despertar en la libertad y la consciencia. Vosotros los que así lo entendéis, sois nuestros protectores, y a todos vosotros os hago un llamado de auxilio, frente aquellos que han decidido suprimir nuestras libertades y manipulado nuestros acuerdos. El día de la LIBERACIÓN comienza hoy, nadie ni nada puede invalidar este acuerdo con lo natural de la existencia.

LA VICTORIA ES LA ÚNICA REALIDAD.
EDICTO DE HOY 12 DE ABRIL DEL AÑO 2020 MODIFICADO 14 DE ABRIL DEL 2020

1 comentario en “EDICTO SUPREMO DE SOBERANÍA UNIVERSAL”

  1. ¡Magnífico!

    Cuando el Alma se expresa, poco más se puede añadir y nada que refutar.

    La libertad es innegociable y nadie está por encima de nadie, todo aquel que colabore con sus actos en la aplicación de medidas coercitivas contra el libre albedrío de cualquier congénere será, de facto, único responsable de los daños ocasionados, sin hallar refugio en cualquier / ninguna Corporación (eliminación de la Curia Romana) y además, también será corresponsable del robo sistemático de las libertades humanas ante los ojos de la Consciencia Universal.

    Cumplir órdenes NO justifica la violación de la Ley Natural. Es la Era de los hombres y mujeres de honor, donde la Conciencia nos hace responsables de nuestros actos.

    Responder

Deja un comentario